Bacterias en los libros: bibliotecas peligrosas

publicado en: Capitular | 0

No hay nada mejor para un amante de los libros que tener una biblioteca bien abastecida, sin importar si sean libros nuevos, viejos, maltratados o en buen estado. Sin embargo, el tiempo y la humedad juegan una mala pasada, ya que entre sus hojas se pueden albergar miles de bacterias y hongos capaces de causar problemas respiratorios y alergias. En la sección “Invisible a los ojos. Rodeados por bacterias” del noticiero Telenueve del Canal 9 de Argentina, se muestra qué daño pueden ocasionar estos microorganismos.

El papel, al ser un soporte orgánico hecho de celulosa, tiene una vida útil. Por lo tanto, al absorber la humedad, pueden crecer hongos y bacterias que se meten en la celulosa del papel y le permite reproducirse. Estas, al estar en contacto con la piel, pueden entrar en el organismo al llevarnos las manos a la boca.

Cuando el papel está mojado, es necesario raspar lo mojado antes de dejarlo secar. Esto le dejaría un polvillo que deshace el papel de a pocos. Por este polvillo, es muy común que la gente que respire o conviva con estos libros desarrolle, a largo plazo, alergias, asma y problemas bronquiales.