Cincuenta años de traducciones de Anagrama

publicado en: Capitular | 0

En sus cincuenta años de existencia, Anagrama no solo ha dado a conocer autores españoles, sino también autores extranjeros a los que se arriesgó traducir. Con ello ha ganado varias críticas por no hacer el cambio de idioma al  español estándar, como se acostumbra, sino empleando términos castizos, haciendo que la lectura sea más difícil.

Millones de lectores de habla española han logrado acercarse a clásicos de habla no hispana gracias a Anagrama. El sello ha traducido a escritores de talla mundial como Antonio Tabucchi, Michel Houellebecq, Julian Barnes, Charles Bukowski o John Henry Toole. Pero debido a sus traducciones con argot español, los lectores han hecho conocidas sus quejas tanto por medios electrónicos como por la prensa impresa, revistas o reseñas. Algunas de las más criticadas son las versiones españolas de La máquina de follar de Charles Bukowski o Trainspotting de Irvine Welsh, donde, en palabras del poeta mexicano Juan Carlos Cavillo, “convierten el llamado demótico escocés en la jerga de un español barriobajero”.

Al respecto, Anagrama ha presentado un comunicado, donde explica que “no pueden permitirse encargar una traducción local para cada uno de los países en los que se distribuyen sus publicaciones”, al igual que ninguna editorial. También concuerdan con las críticas al argot español y dice que se ve más marcado en algunos libros que en otros, aludiendo a las novelas de Irvine Welsh. Sin embargo, no ven mayor problema en tomarse todas estas licencias. Para apoyar su afirmación recurren a una cita de Jorge Herralde, quien dice que toda su adolescencia y juventud ha leído traducciones con argentinismos y nunca tuvo mayor problema.

A pesar de las críticas, Anagrama sigue manteniendo una línea de lectores muy fieles. Durante sus cincuenta años de historia ha logrado publicar más de cuatro mil títulos, una veintena de colecciones y sacar dos de los premios más importantes en la literatura de habla hispana, además de publicar cien libros nuevos cada año.