Citas a ciegas. El plagio y sus consecuencias en la vida

publicado en: Noticias | 0

Apropiarse de una fuente compromete a la persona a desatar una serie de acontecimientos que pueden perjudicar su vida. Te invitamos a recordar algunos casos trascendentales que han involucrado a personajes nacionales, con la finalidad de plantear la importancia de un correcto sistema de citado nuestro trabajo diario.

El mundo académico nos compromete a generar acciones que nos involucren profesionalmente con la ética, la moral, el resto del público académico al cual pertenecemos y a la institución a la que representamos. Estos son solo algunos de los puntos de toda una lista de puntos capitales que enmarcan la calidad y capacidad profesional de cada uno.

La cantidad de trabajos de grado, artículos académicos indexados, publicaciones de diversas instituciones públicas o privadas que promueven la investigación y desean posicionarse entre las mejores de su rubro. Es por eso que gestionan un proceso para llegar a su cometido: generar contenido académico que los inscriba dentro del corpus de investigadores y adquirir renombre por sus aportes dentro de este grupo.

Merecer un reconocimiento por el estudio realizado requiere de una rigurosa observación de este último. La persona debe tener un conocimiento pleno de las fuentes que llegó a utilizar, además de las consecuencias negativas que podría terminar con su carrera por no tener un conocimiento pleno del uso de las citas y referencias en el desarrollo de la publicación.

Tras la muerte de Larry Tesler a sus 74 años, el tema del plagio vuelve a cobrar vigencia y a generar una serie de cuestiones que se relacionan con el uso de «cortar / copiar y pegar» que enmarca las publicaciones de diferentes líderes de opinión. En el caso peruano, es de conocimiento general que los dieciséis artículos de Bryce Echenique llegaron a ser catalogados como plagio por el Indecopi. No obstante, la trascendencia del autor de Un mundo para Julius y su contribución a las letras pudo apaciguar dicho dictamen.

Caso similar, pero con un final diferente, tiene como protagonista al exarzobispo Cipriani quien plagió, en su debido momento, algunos párrafos del libro Communio que es de autoría del papa Benedicto XVI. Un medio local confirmó el delito, que tuvo repercusión a nivel internacional, ocasionando su salida del grupo de columnistas de El Comercio.

Uno de los personajes que llegó a ser desacreditado de toda opinión pública fue César Acuña. La tesis doctoral del político fue sometida a un peritaje y se descubrió que el 80% del contenido es plagiado. Asimismo, Acuña se vio envuelto en casos similares ya que la publicación Evaluación institucional y cambio de la cultura universitario de 1998 y que supuestamente es de autoría de Acuña, en realidad es un plagio total de la obra de Miguel Ángel Escotet que publicó en 1990. También, en el año 2006, la familia de Pablo Picasso denunció a la Universidad César Vallejo, propiedad de Acuña, por utilizar como símbolo de la institución el retrato que el pintor realizó del poeta universal.

Como podemos ver, la incorrecta o nula implementación de un sistema de citación contribuye a generar una serie de consecuencias que repercuten considerablemente en la vida. El alcance que puede llegar a tener compromete a la persona, incluso, a quedar detenida, más de cuatro años, por el delito de apropiación o usurpación de derechos autorales. El sistema de citación se ha convertido, para nuestro presente, en una exigencia del día a día porque ha llegado a escapar del mundo académico para insertarse dentro de las corporaciones musicales, moda, tecnología, entre otras.