Día Internacional del Libro Infantil y Juvenil

publicado en: Noticias | 0

El 2 de abril de cada año se conmemora una fecha importante para el sector cultural y editorial. Esta fecha corresponde al Día Internacional de Libro Infantil y Juvenil que se viene celebrando desde 1967 y fue asignada en conmemoración al nacimiento del escritor danés Hans Christian Andersen. La promoción mundial del día se encuentra a cargo de la International Board on Books for Young people (IBBY), que tiene el ánimo de inspirar el amor por los libros y para llamar la atención de la comunidad sobre los libros para niños.

La didáctica que imparte la IBBY consiste en lo siguiente. Cada año un país diferente, y que se encuentra dentro la la instituticón, tiene la oportunidad de convertirse en el patrocinador internacional de la fecha. Un autor destacado del país elegido y un ilustrador desarrollan la creación de la publicidad de la presente edición. Asimismo, la asociación ofrece un vasto archivo de materiales que pueden utilizarse de diferentes maneras para promover la adquisición de libros y eventos que desarrollen la lectura.

La presente edición tiene como país organizador a Eslovenia, nación que promueve el mensaje de Peter Svetina como representante para el evento con el cuento «Un hambre de palabras». Dicho relato cuenta con la ilustración de Damijan Stepančič. A continuación, compartimos el cuento que cuenta con la traducción de Barbara Pregelj y que pueden encontrarlo en la web https://bit.ly/2UCpUgR.

Un hambre de palabras

Donde vivo, los arbustos se vuelven verdes a fines de abril o principios de mayo, y pronto son poblados por capullos de mariposas. Estos se ven como trozos de algodón o algodón de azúcar, y las pupas devoran hoja tras hoja hasta que los arbustos se desnudan. Cuando se desarrollan, las mariposas vuelan, sin embargo, los arbustos no han sido destruidos. A medida que llega el verano, se vuelven verdes de nuevo, cada vez.

Esta es una imagen de un escritor, una imagen de un poeta. Son comidos, desangrados por sus historias y poesía, que, cuando terminan, se van volando, se retiran a los libros y encuentran a su audiencia. Esto sucede una y otra vez.

¿Y qué pasa con estos poemas e historias?

Conozco a un niño que tuvo que someterse a una cirugía ocular. Durante dos semanas después de la operación, solo se le permitió acostarse sobre su lado derecho, y después de eso no se le permitió leer nada durante un mes. Cuando finalmente consiguió un libro después de un mes y medio, sintió como si estuviera sacando palabras de un cuenco con una cuchara. Como si se los estuviera comiendo. De hecho comiéndolos.

Y conozco a una niña que creció para ser maestra. Ella me dijo: los niños a los que no les habían leído sus padres están empobrecidos.

Las palabras en poesía y en cuentos son comida. No es comida para el cuerpo, no es comida que pueda llenar tu estómago. Pero alimento para el espíritu y alimento para el alma.

Cuando uno tiene hambre o sed, su estómago se contrae y su boca se seca. Buscan cualquier cosa para comer, un trozo de pan, un plato de arroz o maíz, un pescado o una banana. Cuanto más hambrientos crecen, más estrechos se vuelven su foco, se vuelven ciegos a todo menos a la comida que podría saciarlos.

El hambre de palabras se manifiesta de manera diferente: como tristeza, olvido, arrogancia. Las personas que padecen este tipo de hambre no se dan cuenta de que sus almas tiemblan de frío, que están caminando sin darse cuenta. Una parte de su mundo está huyendo de ellos sin que ellos se den cuenta.

Este tipo de hambre es saciada por la poesía y las historias.

¿Pero hay esperanza para aquellos que nunca se han entregado a las palabras para satisfacer esta hambre?

Ahi esta. El niño lee, casi todos los días. La niña que había crecido para ser maestra le lee cuentos a sus alumnos. Cada viernes. Cada semana. Si alguna vez se olvida, los niños seguramente se lo recordarán.

¿Y qué hay del escritor y el poeta? Cuando llegue el verano, se volverán verdes nuevamente. Y de nuevo, sus historias y sus poemas los devorarán y luego volarán en todas direcciones. Una y otra vez.