Dos décadas tan salvajes

publicado en: Capitular | 0

En 1998, la obra maestra de Roberto Bolaño vio la luz en las librerías. El día de hoy, dos décadas después, recopilamos la valoración de algunos escritores chilenos y latinoamericanos sobre la novela que consagró a su autor y cambió el mapa literario del continente.

Las primeras líneas, en boca de Juan García Madero, uno de los protagonistas de la novela, han quedado grabadas en la literatura actual: “He sido cordialmente invitado a formar parte del realismo visceral. Por supuesto, he aceptado. No hubo ceremonia de iniciación. Mejor así”.

La novela de Roberto Bolaño recoge la historia, los sueños y las derrotas de su generación, en el México de los años 70. Ganó el premio Herralde de novela el mismo año que salió al público, y un año después recibió el Rómulo Gallegos. Y no es para menos: cambió el mapa de influencias de la narrativa latinoamericana, llegando a ser considerada una de las mejores novelas de los últimos 25 años.

En palabras de Alberto Fuguet, otro autor chileno actual, lo primero que pensó al leerla por primera vez fue: “Dios, Carlos Fuentes ha muerto. La mejor novela mexicana la ha escrito un chileno”. Como anécdota cuenta que compró la edición en bolsillo durante un viaje que hizo solo a Ciudad de México, y se dedicó a recorrer la ciudad con el libro. Después, que esa era la mejor novela teen para hombres, y que nadie entendía la psicología masculina como Bolaño.

De acuerdo a  Edmundo Paz Soldán, uno de sus estudiantes chilenos del doctorado se la recomendó. No fue un amor a primera vista, recuerda haber leído las primeras 150 páginas y luego dejado el libro en un avión. Un par de años después volvió a tomarla, y esa vez quedó enganchado. Afirma que la novela fue un “renovado interés por la vanguardia, por sus prácticas y proyectos”.

Para Matías Rivas, “fue un shock de energía y desparpajo”. Afirma que al leer la novela entendió cuestiones fundamentales de Bolaño: la primera, que escribía con una pericia insólita, con una soltura y un aliento únicos. Lo segundo, constatar que Bolaño pertenecía a la cultura mexicana. Le parece que Los detectives salvajes “será leída por generaciones  y generaciones de lectores que aspiran a conocer por dentro la literatura, cómo se vive imbuido en ella, en su frecuencia”.

La conmemoración de un aniversario tan importante es el tema principal de la tercera versión de Beppo, revista de ficción y de no ficción de la Escuela de Edición de Lima. En esta se habla sobre los álter ego de Roberto Bolaño y su amigo mexicano, Mario Santiago Papasquiaro. La presentación se llevó a cabo el 30 de octubre en la 39° edición de la Feria del Libro Ricardo Palma.