Gato callejero trabaja como asistente bibliotecario

publicado en: Capitular | 0

Cuando una biblioteca en la ciudad rusa de Novorossiysk decidió adoptar a un gato, nunca se les ocurrió que al poco tiempo este pasaría a formar parte de su personal. Al demostrar buenas habilidades para vigilar, los dueños decidieron darle una oportunidad para que demuestre su potencial, y Kuzya no los defraudó.

Sin dudarlo, le ofrecieron el cargo de supervisar que los usuarios no hicieran ruido dentro de la biblioteca. Kuzya obtuvo su empleo con un contrato y registro laboral oficial. Estos documentos son legales y completamente válidos.

Ahora, el felino se pasea por toda la biblioteca con corbatín, vigilando que todo esté en silencio. La nueva vestimenta le da mayor autoridad.