La biblioteca custodiada por murciélagos

publicado en: Capitular | 0

A través de los años, las bibliotecas han empleado muchos métodos para cuidarse. La biblioteca Joanina de la Universidad de Coimbra, Portugal, nombrada Patrimonio de la Humanidad, eligió la técnica particular de utilizar una colonia de murciélagos, quienes desde el siglo XVI se encargan de preservar sus cientos de volúmenes.

Los cuidadores de la biblioteca saben que los enemigos más letales de los libros son los insectos. Por ello, la mejor solución es que estas criaturas de la noche puedan cazar hasta medio millar de insectos que sobrevuelan los ejemplares. Esto ha permitido que los volúmenes se conserven a la perfección, a pesar de los insectos que se cuelan por los circuitos de ventilación del edificio. Además de los murciélagos, cada noche se protegen los libros con mantas de cuero.

La existencia de la colonia fue evidenciada por el investigador lisboeta Jorge Palmeirim quien, a pesar de no verlos, pudo medir los sonidos que emiten cuando salen a volar por la noche.
Con el tiempo los murciélagos no fueron suficientes. Por ello, se adquirió también una cámara de anoxia de seis metros cúbicos de capacidad para desinfectar los libros, evitando así la proliferación de insectos.

La biblioteca Joanina fue construida por el rey Roao Vi en el siglo XVI. Esta tiene tres pisos y se conservan 60 mil volúmenes de diversos temas.