La libertad del librero

publicado en: Noticias | 0

Escena Libre se ha consolidado como un complemento importante de la movida que se da día a día en el Centro Cultural PUCP. Es una librería que se abrió como segundo local de lo que fue la barranquina La Libre. Ahora, en manos del experimentado librero Julio César Zavala, Escena Libre espera al público que esté dispuesto a dejarse guiar y a encontrar algo más.

Escribe Juan Miguel Marthans

La librería es pequeña, acogedora. Los libros están a la mano, dan ganas de abrirlos y comenzar a sumergirse entre la gran variedad de títulos. Podría parecer que está un poco desordenado, pero no. Todo está dispuesto de tal manera que permita hacer un recorrido a cada lector. Se muestran rutas en las que uno podría quizás descubrir un título que llame la atención. Ahí mismo, hace algunos años, funcionó una librería de La Familia, que operaba con nombre propio: La Tertulia. La disposición ha cambiado. Antes la caja estaba al lado de la puerta, ahora está en el extremo opuesto, así que quizás luego de pagar por un título te puedas animar por llevar algo más.

Ya está por cumplirse año y medio desde que Julio César Zavala tomó la posta que le dejaron Ana y Carlos, fundadores de La Libre de Barranco —librería que tuvo un triste final al ser víctima directa de un boom inmobiliario que daño las estructuras de su local— y de Escena Libre. Luego de trece años a cargo de la operación comercial de la cadena de librerías Íbero, decidió asumir este reto y hoy lo podemos encontrar casi siempre ahí, atendiendo personalmente a sus clientes.

«Trabajar en un proyecto como este brinda muchas ventajas, y también desventajas; porque ser pequeño en el mundo de las librerías es muy diferente a trabajar en una gran cadena. Hay mucha más pasión. Trabajar en una cadena implica pensar en una innumerable cantidad de públicos y escenarios. Porque son varias librerías, varios consumidores, lectores. Y trabajar de manera independiente te permite generar tu propio catálogo y esto, en verdad, es muy personal, muy satisfactorio; te da la oportunidad, incluso, de trabajar como un depurador», explica.

Desde que se abrió La Libre, la intención de sus propietarios fue darle fuerza a la propuesta editorial con temática feminista y LGBTI. Esta línea fue también introducida a Escena Libre, y es algo que, a pesar de haber cambiado de manos, se ha querido mantener hasta hoy. «En Escena Libre seguimos colaborando con esta línea temática y ampliando nuestra oferta infantil. Además, como esta librería está dentro de un centro cultural, tiene una rotación y consumo muy fuerte de libros de ese perfil. También se vende lo que es cine, teatro, ensayo y filosofía», puntualiza Julio César.

La dinámica que tiene el Centro Cultural PUCP hace que el público que visita Escena Libre sea muy heterogéneo, por lo que la presencia de un librero con experiencia es importante para que interactúe directamente con los lectores. «Yo manejaba la gerencia comercial en Íbero y el trabajo como interlocutor lo realizaba directamente con los jefes de tienda, pero había perdido durante mucho tiempo el contacto con el público final», comenta. Y es que en Escena Libre se quiere entregar una experiencia personal y directa, conversar con los clientes (acerca de libros, por supuesto, y de muchos temas más).

Es reciente la aparición de algunas librerías que buscan mostrar una propuesta particular y brindar un trato personal, amigable pero, como bien señala Julio César, «el tema es encontrar el equilibrio financiero y administrativo con el apasionamiento del libro, porque se debe son puntos que deben guardar correspondencia, dado que se puede ser muy apasionado y quizás esto pueda llevar al fracaso. Y particularmente a mí me afecta mucho el cierre de una librería. El año pasado cerró una librería en Cusco llamada La Dragona. Tenía un perfil similar a la nuestra y yo estaba muy contento de que se diera un escenario como este por allá. Y no duró tanto tiempo como esperaba. Debería sentirse una tragedia cultural cuando se cierra una librería. El trabajo del librero está todavía en transición a ser valorado. El cierre de una librería, sea Monoblock o La Dragona, es una noticia muy frágil que no trasciende».

Escena Libre es un espacio que quienes disfrutan de los libros deben visitar y revisar la selecta oferta que han preparado para ellos (y quizá conversar un rato). 

* * *

Escena Libre se encuentra dentro del Centro Cultural PUCP, Camino Real 1075, San Isidro.