La primera biblioteca de la historia

publicado en: Capitular | 0

Las bibliotecas son conocidas como espacios donde se acumula y organiza libros, ya sea para un usuario de manera privada o para una comunidad. Sin embargo, a diferencia de lo que siempre se ha creído, la primera biblioteca no fue la de Alejandría. El primer registro dedicado a almacenar papiros y tabletas de piedra data del siglo VII a. C, ordenado por el rey asirio Asurbanipal, en la ciudad de Nínive, cerca del río Tigris. Esto es a pocos kilómetros de la actual ciudad de Mosul, en Irak.

Este espacio fue construido especialmente para ordenar las tabletas de arcilla, donde se registraban todos los campos de conocimiento de la época. Estas tablillas eran manejadas por escribas especializados, quienes debían investigarlas y aclararlas para que el monarca pudiera leerlas sin problema. Se calcula que la biblioteca cuenta con 1500 tabletas de entre 80 y 200 líneas de texto. Esta fue destruida alrededor del 612 a. C., junto con la ciudad.

Otro registro antes de la gran biblioteca de Alejandría es la primera biblioteca pública del mundo occidental, en Atenas, alrededor del 330 a. C. La biblioteca de Alejandría se construyó alrededor de ese año, donde se llegó a albergar hasta 900 mil manuscritos.