La vida (digital) de Nicol: nuevos negocios para nuevos tiempos

publicado en: Noticias | 0
Sacado de @lavidadenicol

 

La tecnología hizo cambiar a la sociedad, y con ello al comportamiento de los negocios. Para iniciar a vender un producto o servicio ya no hace falta hacer grandes inversiones, sino saber cómo funcionan las redes sociales. La vida de Nicol, sin haberlo buscado, es un buen ejemplo de ello.

 

Nicol Sepúlveda es de Concepción, Chile. Es kinesióloga de profesión, pero su trabajo no la motivaba demasiado, por lo que cuando volvía a su casa dibujaba para animarse. En algún momento se animó a publicarlo en redes, y con el tiempo sus dibujos comenzaron a gustar. En las viñetas, Nicol se burla de sí misma, se ríe del amor, exagera su amor a la comida y a los animales. De acuerdo a una nota que le hicieron en Emol, «Ella [la viñeta] tiene esa personalidad de que no le da pudor mostrar cosas que al normal de la gente nos dan vergüenza.»[1].

En la actualidad, La vida de Nicol tiene más de 400 mil seguidores en Facebook y 287 mil seguidores en Instagram. A pedido de ellos se animó a probar con el merchandising, y fue un éxito. Ahora hace productos como tazas, carcasas de celular y una agenda por año, todo con sus ilustraciones; incluso tiene su propia colección de stickers para WhatsApp. También le hicieron un libro, La vida de Nicol (Reservoir Books, 2017) con el que se ha presentado en la FILSA. Actualmente se dedica a la ilustración y a vender su merchandising a tiempo completo.

Sacado de la página www.lavidadenicol.com

 

La vida de Nicol inició como un pasatiempo. Pero, hasta que se volvió un fenómeno de redes, no tuvo que invertir más que su tiempo y su talento en publicar estas viñetas, que según ella, «Todo lo hice con el fin de alegrar a la gente». Los fans se encariñaron e identificaron con el personaje, por lo que solo fue cuestión de tiempo para que comenzaran a pedir productos que los tuviera. Nicol hizo, sin querer, lo que Marvel y Harry Potter hicieron, pero sin gastar millones en producir una película, o siquiera una animación. Ella solo tuvo una buena idea y se atrevió a publicarlo en redes sociales.

Las redes ayudan a que un producto o servicio tenga un canal más amplio. Solo hay que saber cómo entrar a ella y cómo enganchar a la audiencia. En este caso, Nicol enganchó a la audiencia no por medio del producto, sino humanizando al personaje y teniendo en cuenta el principal objetivo de las redes sociales, que es el entretenimiento. De ese modo, cuando se adquiere la taza o la carcasa de celular, la persona no solo adquiere algo bonito sino que también se identifica con lo que ha comprado. Así es como lo virtual se hace concreto en el siglo XXI, sin dejar de hacer lo que a uno más le gusta y con la posibilidad de ganarse la vida.

Este tipo de casos serán vistos a profundidad en el curso de Proyectos Digitales, que inicia este 17 de julio, en línea y en directo para todo el mundo. Para mayor información comunicarse con el correo comercial@escueladeedicion.com.pe o ir a este enlace para comunicarse con una ejecutiva de cuenta: wa.link/gb8ory.

 

[1] Fuente: Emol.com – https://www.emol.com/noticias/Espectaculos/2017/10/25/880743/La-vida-de-Nicol-pagina-con-mas-de-200-mil-seguidores-se-convierte-en-libro-Todo-lo-hice-con-el-fin-de-alegrar-a-la-gente.html