LECCIONES PARA NO OLVIDAR

LECCIONES PARA NO OLVIDAR

publicado en: Noticias | 0

Madeleine MarionCambió los balances por los libros, específicamente, la escritura de libros infantiles. A través de ellos, Madeleine Marion no solo nos cuenta historias: nos enseña que a través de la mirada de una niña también podemos entender el mundo.

¿Cómo pasaste del derecho a la literatura?

Me gustaba mucho mi carrera. Fui gerente de un banco en Venezuela durante seis años. Entonces tuve a mi primera hija. Yo pensaba seguir trabajando, pero cuando nació y la tuve entre mis brazos me dije que no iba a estar entre cuatro paredes y un techo mientras ella se quedaba sola en la casa y la cuidaba otra persona. Fue muy lindo, trabajé medio tiempo un año y sin planearlo entré a este mundo de contarle cuentos a ella y me encantó. Como siempre me ha gustado la lectura, decidí tomar cursos para promoverla en niños y así comencé a cambiar de carrera. Más adelante, comencé a escribir. Me gustó este mundo de la literatura infantil, de personajes y de cuentos, y lo comparto con mi trabajo de mamá.

¿Y cómo nació Andreína?, ¿fue tu primer proyecto?

En realidad, el primero fue un cuento largo, que ganó un concurso de historias para hacer una película animada y que estaba basada en lo que me contaba mi mamá sobre el ratón de los dientes. Después escribí La pequeña peleona, que trata de una niña que se quejaba de todo lo que veía mal y por eso nadie la entendía, hasta que se junta con un grupo de niños y logra cambiar algunas cosas. El libro nos habla de la necesidad de decirle a la gente que hay que hacer algo para cambiar la sociedad. Luego vino Andreína, inspirada también en experiencias familiares; además, es el nombre de mi segunda hija que tenía muchos rulos. Entonces surgió el deseo de contar una historia lúdica.

En tu último libro Lecciones para Nina escribes sobre el Alzheimer. ¿Por qué?

Bueno, parte del hecho de que mi mamá tiene Alzheimer desde hace 20 años. Es una enfermedad bastante común y afecta mucho a las familias que no saben cómo lidiar con ella. Quise mostrar cómo a un niño le puede afectar ver a su abuelito sufrir esta dolencia.

Tu literatura nace como una necesidad de contar, pero ¿también hay una finalidad pedagógica?

Es una necesidad de expresarme y tratar de llegar a las personas, especialmente a los niños. Quería llegar a ellos con temas importantes pero vistos desde otra óptica, distinta a la de los cuentos de hadas.

¿Tienes otros proyectos en el tintero?

Como casi todo se basa en mi experiencia como mamá de dos niñas que ahora ya están grandes —la mayor tiene 19 y la segunda 17— entonces quería hacer algo para chicas grandes, adolescentes, que también es muy difícil. Pero ahora que me voy a jubilar del trabajo de mamá full time tendré más tiempo para desarrollar estas ideas que ya tengo más o menos escritas.

¿Tus hijas son tus primeras lectoras?

Sí, mis hijas y mis sobrinas. Ellas son los personajes. Nina está basada en mi hija mayor, Daniela. Estos hechos no le sucedieron directamente a ella, sino a mis sobrinas. Pero todos han sido basados en situaciones reales.

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…