Mujercitas cumple 150 años

publicado en: Capitular | 0

Las hermanas March y el álter ego de la autora, Jo March, cambiaron para siempre la literatura que leían las chicas preadolescentes y juveniles desde que vieron la luz en la imprenta en 1868. El titulo original fue Meg, Jo, Beth y Amy, y constaba, originalmente, en dos partes: cuando Louisa May Alcott envió a la imprenta la segunda parte, su editor, Niles, estaba encantado con el éxito de la primera entrega. La autora recibió mil dólares, dinero que le permitió dedicarse a lo que más amaba en el mundo: escribir.

Louisa May Alcott fue la primera mujer que votó en Concord, Massachussetts, su lugar natal. Nunca se casó, ya que consideraba que las labores familiares interrumpirían su carrera de escritora, y luchó incansablemente contra los prejuicios hacia las mujeres escritoras. La ruptura con la tradición fue tal que sus lectoras le escribían preguntando con quién se casarían las mujercitas al crecer. En la narración, Alcott había evitado casar a Jo con Laurie, que era perfecto para ella, y aunque intentó no casarla en el resto de la historia tuvo que ceder a la presión. Jo se casaría en los siguientes volúmenes y pondría una escuela para niños.

Mujercitas está basada en la vida de la autora. Alcott también tuvo tres hermanas: Ana, Lizzie y May, quienes inspiraron a Meg, Beth y Amy. Su hermana Lizzie falleció de escarlatina al igual que Beth en el libro. Laurie, el amigo y vecino de las hermanas, al parecer está inspirado en un pianista que ella conoció cuando viajó por Europa como acompañante de una dama.

Así como hay muy pocas mujeres que no han leído este clásico, casi siempre ha sido descartado de las lecturas de los hombres. La protagonista Jo March ha inspirado a muchas niñas a seguir sus sueños y romper las reglas. Con el paso del tiempo, el libro se ha llevado a series, películas y hasta un ballet.