Nueva vida para “El gusanito lector”

publicado en: Capitular | 0

Salvada gracias a los vecinos del barrio. El gusanito lector, una librería histórica del centro de Sevilla con 25 años de funcionamiento, había estado amenazando con cerrar durante los últimos meses. Pero gracias a la movilización de sus fieles clientes se logró conseguir nuevos socios para mantener el negocio en pie.

Los vecinos emplearon la figura de comunidad de bienes, con la que se convertirán en socios de la propietaria, Esperanza Alcaide, que estaba teniendo problemas para dedicarle el tiempo necesario al negocio. Solo queda esperar a que la comunidad de bienes se concrete para que El gusanito lector pueda funcionar con sus nuevos dueños a finales de abril.

El cierre de la librería no se debe a la falta de ventas, como está ocurriendo con negocios similares a lo largo de España debido a la fuerte competencia de Amazon. El hecho de tener clientes dispuestos a salvarla demuestra lo contrario.

El gusanito lector fue una iniciativa de Esperanza Alcaide, su dueña, debido a no encontrar trabajo en su gremio. La dueña cuenta al diario ABC de Sevilla que al principio no era una librería propiamente dicha y no se encontraba en el local actual sino que era un espacio muy pequeño donde vendía libros y revistas. Con el tiempo le ofrecieron el espacio donde se encuentra ahora, que tenía un segundo piso, y así se fue llenando de libros con más comodidad. Entonces decidió reducir el número de revistas y enfocarse en las publicaciones infantiles. “Trabajábamos un fondo que ya no se encuentra en ninguna parte: el fondo clásico”, explica. “Lo que sería literatura canónica intentándola tener en bolsillo para que sea de fácil acceso a la clientela”.

Aquélla entrevista para el diario español data del 23 de febrero del presente año. En ella se informaba que Alcaide envió un correo electrónico a sus clientes donde informaba que su única solución era un traspaso. Por suerte, estos atendieron a su llamado de ayuda.