Premio Planeta 2018

publicado en: Capitular | 0

Este año, el escritor valenciano Santiago Posteguillo fue el ganador del LXVII Premio de Novela, el mejor dotado en la lengua española. La obra triunfadora se titula Yo, Julia, una novela histórica sobre la poderosa emperatriz Julia Domna. Hacía rato que estaba sumando puntos gracias a sus dos trilogías históricas ambientadas en tiempos del Imperio Romano, una dedicada a Escipión el Africano y otra a Trajano, así como otros premios que venía recolectando a través de los últimos años.

El manuscrito de la novela ganadora fue presentado a concurso con el título provisional de El ascenso, bajo el seudónimo de James Sussex. Posteguillo logró el galardón tocando un tema sensible y de gran importancia en los tiempos de la reivindicación del feminismo, permaneciendo, al mismo tiempo, fiel al género histórico con el que se hizo conocido.

Yo, Julia es la historia de una mujer que consigue escalar en un mundo de hombres, acostumbrados a que el liderazgo sea solo de ellos. Esta novela, narrada a través de cinco personajes de un profundo universo psicológico, que funcionan como peldaños por los que irá escalando la protagonista.

Julia Domna, en su lucha por demostrar su valía en un mundo predominantemente masculino, fue la única mujer que logró alcanzar un poder que jamás había alcanzado otra emperatriz. Entre las páginas, Posteguillo demuestra que los problemas de género han estado presentes en todas las esferas de la sociedad y durante toda la historia. Santiago Posteguillo es filólogo, lingüista y doctorado por la universidad de Valencia.

Actualmente es profesor titular de la Universitat Jaume I de Castellón. Debutó el 2006 con la novela Africanus: el hijo del cónsul, la primera parte de una trilogía que continuaría con Las legiones malditas (2008) y La traición de Roma (2009). El premio finalista de esta edición ha quedado en manos de la novela Un mar violeta oscuro, de la periodista, actriz y productora italiana Ayanta Barilli.

Su obra trata sobre la lucha de superación y supervivencia de tres generaciones de mujeres, desde finales del siglo XIX hasta nuestros días. El premio Planeta del 2018 se tiñe de una interesante dosis de cuestiones de género.