Primero de mayo: cuatro novelas sobre el trabajo

publicado en: Capitular | 0

¡Feliz día del trabajador! Esta fecha toma lugar en conmemoración a los mártires de Chicago, quienes perecieron en jornadas de protesta para lograr la jornada de trabajo de ocho horas en 1889. Pero la discusión por las condiciones laborales, el sueldo decente y los sindicalistas se ha dado mucho antes del establecimiento de esta fecha. Hemos reunido cuatro novelas que reflexionan sobre el trabajo, el dinero y las condiciones a las que el hombre se ha tenido que someter a lo largo del tiempo, dependiendo de la realidad social de la época en la que fueron escritas.

  1. Oliver Twist de Charles Dickens (1838)

Este libro retrata la vida del protagonista con el mismo nombre, un huérfano que escapa de un orfanato y se gana la vida robando dinero en la calle a mando del viejo Fagin, quien comanda una cuadrilla de niños en similares condiciones que él. La novela es vista como una crítica social a la pobreza y a la sociedad victoriana.

  • Germinal de Emile Zola (1885)

En esta novela se hace una fuerte crítica a la vida de los pueblos mineros en el norte de la Francia de 1860. Los personajes no ven mucho futuro en su vida en la mina, que los tiene sujetos en una situación parecida a la esclavitud, hasta que deciden hacer una huelga para mejorar las condiciones.

  • Las uvas de la ira de John Steinbeck (1939)

El autor americano relata el éxodo de la familia Joad en búsqueda de mejores condiciones después de la pérdida de su granja por la Gran Depresión. Se muestra a los oakies, o vagabundos de la cosecha, como ignorantes que solo sirven para trabajar en la tierra y a quienes se trata con desprecio y maltrata. Se ve retratada, también, la resignación de las personas a cualquier tipo de humillaciones con tal de no pasar hambre.

  • Cartero de Charles Bukowski (1971)

Bukowski cuenta la historia de un sujeto que no tiene ninguna preparación para el mundo laboral y pasa de trabajo en trabajo, uno con menos sentido que el otro. Gracias al estilo cínico y burlesco que lo caracteriza, Bukowski logra retratar su visión del mundo del trabajo como algo que roza con lo absurdo.

Recorriendo esta línea de tiempo en novelas podemos ver cómo la forma de pensar sobre el trabajo ha cambiado de forma y de contexto, pero no en su esencia de buscar cada vez mejores condiciones para ganarse la vida.