Se encuentra gran archivo de dibujos de Kafka

publicado en: Capitular | 0

El archivo de Max Brod no deja de dar sorpresas. La semana pasada este dio a conocer una gran cantidad de dibujos del escritor checo Franz Kafka, que transmiten, mediante trazos furtivos, la misma desolación de los personajes más conocidos de sus libros. Algunos, oprimidos por una autoridad sin rostro o torturados; otros, con una veta cómica.

De acuerdo a expertos del arte y del escritor, estos dibujos no solo eran simples curiosidades o pasatiempos de Kafka. Más bien, revelan la construcción de un universo. Estos reflejan un escrupuloso realismo, similar al que logró plasmar en La metamorfosis, El castillo y El proceso. «Era, como dibujante, un artista de peculiar fuerza y personalidad», reconocía Max Brod sobre los dibujos del escritor.

Hasta la fecha solo se conocían unos cincuenta bocetos de Kafka, por lo que su inclinación a las artes plásticas ya era conocida. Se sabe que desde los quince años fue aficionado al dibujo. Más tarde, en la escuela de Derecho, se ejercitó dibujando en los márgenes de cuadernos, también custodiados en el archivo de Max Brod. Además de encontrarse personajes abstractos y difíciles de descifrar, entre sus dibujos hay algunos paisajes que demuestran su paso por algunos estudios en Historia de la Arquitectura. El dibujo, se especula, fue una forma de composición paralela a la escritura.

Por parte del autor, este no creía en su talento para las artes plásticas. Solía decir que estos eran «para mostrar a nadie, son muy personales e ilegibles». Subestimó tanto su trabajo que en una ocasión le envió algunos a Felice Bauer, una de sus novias, acompañados de una nota que decía «Te enviaré un par de antiguos dibujos, para que tengas algo con lo que reírte». Solía describir a sus dibujos como «una escritura privada».

El 2011 salió publicado un libro titulado Franz Kafka. Dibujos, editado por la firma Sexto Piso en España. Aquél libro se compuso de casi cincuenta dibujos. El más reciente, que consta de unas sesenta cajas, se dio a conocer la semana pasada, pasará a formar parte de la biblioteca de Jerusalén. También será digitalizado para su difusión vía internet.