Traductores frente a los nuevos tiempos

publicado en: Capitular | 0

Por Juan Miguel Marthans

Gloria Cabrejos lleva 23 años al frente de GCK Traducciones SAC.

La situación que atraviesa el sector editorial, debido a la generalizada problemática sanitaria, afecta de diferente manera a cada uno de sus actores. Los traductores son fundamentales dentro del proceso de edición y publicación, pues se encargan de dar vida en distintos idiomas a los catálogos editoriales y además participan en los equipos que llevan a cabo proyectos específicos.

Gloria Cabrejos, directora de la empresa GCK Traducciones, respondió unas preguntas que nos ayudan a entender, comprender y vislumbrar los nuevos tiempos y el proceso de adaptación y reinvención que se debería tener en el futuro.

1. Cuando se inició el estado de emergencia, ¿cuáles son las líneas de trabajo de traducciones que más se vieron afectadas?

En el Perú, podemos decir que se proporcionan tres tipos de traducciones: las llamadas simples —que si bien no necesariamente lo son— llevan ese nombre por ser un servicio que no requiere de la firma ni los datos de quien la realiza; las certificadas, que son suscritas por quien las lleva a cabo; y las oficiales, que son realizadas por un traductor público juramentado, nombrado por el Ministerio de Relaciones Exteriores del Perú.

El tipo de traducciones que más ha sido impactada es el de las oficiales, que se emplean para realizar trámites ante autoridades peruanas o extranjeras, cuyo requisito indispensable es contar con los documentos originales debidamente apostillados. Debido al cierre temporal de las instituciones del Estado, y de muchas otras en el extranjero, estas traducciones no se pueden llevar a cabo porque se requiere su presentación física, no escaneada, por los efectos jurídicos de ese tipo de traducción, que a su vez no son consideradas un servicio esencial en este momento.

Es importante incluir a los intérpretes, que son quienes hacen posible la comunicación oral entre personas que hablan distintos idiomas, pues el gremio está compuesto por traductores e intérpretes. Entre los servicios de interpretación que se ofrecen en nuestro país figuran la simultánea o de conferencia, consecutiva, de enlace, acompañamiento, susurrada y telefónica, todas presenciales salvo la última.

En el caso de la interpretación por teléfono, los servicios son solicitados a intérpretes en nuestro país por empresas establecidas en los Estados Unidos para servicios que se brindan ahí mismo, por ejemplo, para interpretar temas relacionados con servicios públicos, de seguros, inmigración y hasta penales. Si bien en un inicio el nivel del volumen de llamadas bajó en un 50 %, actualmente estas se han incrementado, pero básicamente de hospitales: pacientes que tratan de obtener una prueba para descartar el coronavirus o de aquellos que están saliendo de su periodo de cuarentena y que solicitan ingresar a un hospital.

2. Al ser un gremio en el que, por lo general, trabajan como freelance, ¿cuál es la incertidumbre más grande que percibes en tus colegas?

Actualmente, la incertidumbre más grande es no saber cuándo se reactivará la economía en el Perú y en el mundo y, por ende, cuándo los servicios de traducción e interpretación volverán a requerirse como antes.

En realidad, la traducción es un mundo aparte. Conversando con varios colegas, tanto peruanos como de los Estados Unidos, algunos me comentan que sus ingresos han disminuido en más del 50 %, otros se mantienen, y otros han aumentado en un 30 %.

Sobre estos últimos, son los colegas que desde el inicio de la pandemia se han dedicado a traducir todo tipo de documentos relacionados con el COVID-19. A decir verdad, empresas de todo el mundo se han visto en la necesidad de traducir información diversa que tiene que ver con la pandemia, el trabajo remoto y el confinamiento para sus empleados, clientes y proveedores. Esos son los temas que más se están solicitando en la actualidad.

3. Crees que pasado este problema sanitario el gremio de traductores tenga la posibilidad de nivelarse rápidamente, ¿por qué? 

Creo que el nivel de recuperación de los servicios de traducción va a depender directamente de la reactivación de los distintos sectores que componen la economía peruana y mundial, especialmente para los traductores especializados. Por ejemplo, un traductor que se especializa en textos médicos o en tecnología podría recibir más requerimientos que uno que se especializa en temas de arquitectura.

Por otro lado, si bien la economía mundial ha sido terriblemente golpeada por esta pandemia, creo que una vez superado el problema sanitario —que puede tomar meses o quizá años, según algunos especialistas— pienso que la economía se va a reactivar de a pocos, y con ello el trabajo para el gremio de traductores e intérpretes, aunque tendremos que replantear la manera en que venimos proporcionando nuestros servicios y encontrar nuevas formas que se adapten a la pospandemia.

4. La traducción es un trabajo que está directamente relacionado con la realidad de otros países. Cuéntame un poco cómo son los lazos y los contactos con otros países y cómo esta situación a nivel mundial los ha afectado. 

La globalización ha creado lazos entre todos los países. Eso es indudable. La tecnología avanza a pasos agigantados y la información debe difundirse casi de manera inmediata. Es ahí donde la labor del traductor es siempre requerida. En el caso de nuestro país, a medida que la inversión extranjera ejecuta sus proyectos en el Perú, mayor es la necesidad de contratar servicios de traducción e interpretación. En otras palabras, nuestros ingresos dependen directamente de la inversión extranjera y de la realización de proyectos en los diversos sectores que componen la economía: pesquería, minería, medicina, construcción, por mencionar algunos.

5. Definitivamente todos los sectores van a tener que reinventarse, ¿cuáles son las prácticas que crees que deberán adaptarse a estos nuevos tiempos? 

La pandemia está forzando a la humanidad a reinventarse. Hemos visto cómo diversas empresas han tenido que hacer uso del trabajo remoto para continuar con sus actividades, dentro de lo posible, y cómo los colegios han implementa la educación a distancia, según sus posibilidades, para no interrumpir el año escolar.

Ahí está la respuesta: las plataformas digitales. Después de este confinamiento mundial muchas, sino todas las empresas e instituciones públicas y privadas, van a replantear su forma de trabajar y va a primar el uso de los entornos digitales.

En lo que respecta a las traducciones, un tema que se debería analizar para utilizar el entorno digital son las traducciones oficiales, aunque para ello sería necesario modificar leyes, usar firmar electrónicas, seguridad de autenticación, entre otras cosas, a fin de que no sea necesaria la presentación física de los documentos. Eso ahorraría tiempo y costos para los usuarios de esos servicios.

Queda un largo camino, pero, con la colaboración de todos, lograremos reinventarnos más pronto que tarde, y renacer como sociedad empática y solidaria.


Gloria Cabrejos es traductora, correctora y editora. Directora de GCK Traducciones desde hace 23 años
y actual vicepresidenta de la Asociación de Traductores Profesionales del Perú (ATPP). Gloria es la editora de Intercambios, revista de la División de Español (SPD) de la American Translators Association (ATA).