Una biblioteca para escapar de la guerra

publicado en: Capitular | 0

Una biblioteca subterránea desafía la constante guerra en Siria. En busca de un escape de la dura realidad en la que el hambre ronda por las calles y hay muertes todos los días, los usuarios de este espacio armado por libros rescatados de edificios bombardeados esquivan las balas para vistarla.

El lugar queda en el distrito de Darayya, en Damasco, la capital del país, y está enterrado bajo un edificio bombardeado. Fue fundada, entre otros, por Anas Ahmad, un ex estudiante de ingeniería civil, quien afirma que era vital crear un espacio para continuar con su educación. Asimismo, la pusieron en un sótano para evitar que fuera destruida por los bombardeos.

Gracias a varios voluntarios, muchos de ellos ex estudiantes cuyas carreras han sido interrumpidas por la guerra, han logrado reunir más de 14.000 libros sobre todos los temas. La búsqueda de títulos es literalmente de vida o muerte, ya que tienen que ir entre los edificios bombardeados para esconderse de los francotiradores. Estos a veces los siguen.

Sin embargo, este esfuerzo ha valido la pena de muchas maneras. Por ejemplo, los voluntarios que trabajan en los hospitales emplean la biblioteca para saber cómo atender a los pacientes. Algunos profesores que quieren seguir dando clases se ayudan con el material de allí. La ubicación de la biblioteca es secreta porque Anas y los otros usuarios temen que sea atacada.

El área donde se encuentra es considerada como peligrosa para los niños. Sin embargo, hay un niño que es vecino de la zona y visita la biblioteca todos los días. Amjad, de 14 años, considera que es más seguro estar allí. Y gracias por su entusiasmo se ha ganado el papel de “bibliotecario adjunto”.

Los usuarios de la biblioteca afirman que este espacio les ha devuelto la vida. “Diría que así como el cuerpo necesita comida, el alma necesita libros”, afirma Abdulbaset Alahmar, un asiduo visitante. Los libros les motivan a seguir adelante, así como a planear la vida una vez que todo termine. “Queremos ser una nación libre. Ojalá que a través de la lectura podamos lograrlo”, dice otro usuario.