Una feria del libro en medio de la crisis

publicado en: Capitular | 0

El 14 de mayo, la Feria del Libro de Buenos Aires culminó su edición número 45. A pesar de las promociones que las editoriales se esmeraron en hacer, la Cámara Argentina del Libro declaró una significativa caída en las ventas en comparación a ferias pasadas. Según la entidad, este fue nada menos que el peor trimestre en los últimos cinco años.

Los organizadores no escatimaron en esfuerzos para mejorar los números. Se hizo una jornada de ingreso gratuito con la SUBE, la tarjeta que permite usar el transporte público en Buenos Aires; una Noche de la Feria el 27 de abril, donde se liberó la entrada a partir de las 8 de la noche; descuentos con las entradas para la compra de libros; reintegros por el uso de tarjetas y beneficios para seis cuotas sin intereses, entre otras actividades para mejorar la afluencia de gente. Nada pudo ganarle a los estragos de la crisis.  

Además de los arduos esfuerzos para levantar las ventas, otros eventos protagonizaron la jornada. Hubo muchos eventos con gran convocatoria, como la presentación de Sinceramente, el libro nuevo de la ex presidenta Cristina Fernández de Kirchner, que reunió a más personas fuera de la sala que dentro de ella; estas se reunieron bajo la lluvia en la avenida Sarmiento a ver a la líder kirchnerista. También la presentación de los protagonistas de Merlí convocó a 1200 personas dentro de la sala Jorge Luis Borges y 500 personas fuera de ella. Otro evento de gran concurrencia fue el Encuentro Internacional de Booktubers y Bookstagramers, que recibió un total de 800 visitantes.

Las editoriales informaron, además, que los libros más vendidos fueron los de política y feminismo, seguidos muy de cerca por la literatura infantil y juvenil. Sin duda, una feria que reflejó las realidades actuales del país.